Yoga

Muladhara, el primer chakra: características y carta completa

Mūlādhāra es el nombre del primer chakra, también conocido como el chakra raíz, que se encuentra en el perineo situado entre los genitales y el ano.
Es el chakra que representa el apoyo de todo el cuerpo (su nombre significa precisamente “El soporte de la base”) y se representa como una flor de loto con pétalos escarlata a los que se asocia el color rojo.

Su elemento es el tierra y la fase de la vida asociada a ella es la de la primera infancia, fuertemente ligada a emociones como la seguridad y la alegría de vivir.

La característica principal de este chakra es la suya dureza, por eso los ejercicios de Muladhara favorecen el fortalecimiento y la estabilidad de todo el organismo, tanto física como emocionalmente.

Cuando se bloquea el primer chakra, las consecuencias son graves inseguridad y apatía, junto con una pérdida de autoestima que puede llevar a una actitud de desánimo y perpetua resignación en las actividades cotidianas. Incluso demasiada actividad de este chakra, por otro lado, no trae consecuencias positivas: puede encontrarse con rigidez mental, hostilidad hacia los cambios, agresión y apego excesivo al dinero.
Debemos prestar especial atención al chakra Muladhara cuando atravesamos períodos de fuertes cambios, por ejemplo una separación, una mudanza, el inicio de un nuevo negocio y en general todos los eventos que involucran nuestra sensación de seguridad y estabilidad.

Hoja resumen del primer chakra Mūlādhāra

Mooladhara

Posición: En el perineo entre el ano y los genitales, en la base de la columna
Función: Estabilidad, seguridad, confianza en uno mismo
Color: rojo
Elemento: Tierra
Sentido: Oler
Cristales y piedras: Rubí, coral rojo, granate, jaspe, ónix negro, oxidania
Mantra: Justicia
Nota: Hacer
Animal: Buey, toro, elefante (asociado a la tierra)

Ejercicios para reequilibrar el chakra Mūlādhāra

Ashvini mudra

Es un ejercicio muy efectivo para llevar al nivel consciente lo que nos bloquea.
Ashva significa caballo y mudra es una posición del cuerpo. El ejercicio consiste simplemente en contraer y relajar los músculos anales repetidamente, como un caballo en el acto de liberarse de sus desechos orgánicos.

Mahamudra

Posición inicial: Sentado en el suelo. Una pierna está recta y la otra pierna está doblada para que el talón quede debajo de la nalga. Al exhalar, inclínese hacia adelante y agarre los dedos de los pies de la pierna estirada con ambas manos. Levanta la cabeza y mira hacia arriba. Permanezca en esta posición durante unos minutos mientras respira normalmente.

Mandukī mudra (también conocido como Bhadrāsana)

Posición inicial: vajrasana (sentado sobre los talones). Separe las piernas hasta que las nalgas descansen en el suelo. Exhalando y manteniendo la espalda recta, coloque las manos en el suelo entre las rodillas. Los brazos se pueden extender o doblar según su comodidad. Los dedos apuntan hacia afuera y su mirada se dirige hacia la punta de la nariz. Permanezca en esta posición durante unos minutos mientras respira normalmente.

Este ejercicio nos protege de las emisiones nocivas, desintoxica el organismo y tiene un efecto de toma de tierra, además de mejorar el sentido del olfato y la concentración.

La práctica de Mula Bandha también es extremadamente útil para abrir este chakra.

Para descubrir otros ejercicios útiles para equilibrar el chakra raíz, visite el nuestro artículo dedicado.

Descubre los siete chakras

chakra amarillo chakra azul chakra índigo