Bienestar

Reflexología facial vietnamita: una técnica simple para el bienestar

Ahí Reflexología facial vietnamita, también llamado Dien Chan en Vietnam, el país donde nació, es una técnica de estimulación de la zona facial.

Aún poco conocida en Italia, es una disciplina que parte del supuesto de que todos nuestros órganos se reflejan en nuestro rostro, así como nuestro sistema esquelético. Cada parte del cuerpo refleja todo el organismo, cada órgano corresponde a un punto reflejo en una parte específica del rostro. La medicina oriental se basa en este principio, por lo tanto, desde una perspectiva de visión holística del ser humano.

La verdadera curación solo puede ser holística, es decir, de la persona como un todo. Aprendamos ahora mismo a cuidar nuestro cuerpo como un todo, y no consideremos solo las partes debilitadas: ¡los buenos resultados no tardarán en llegar!
(tomado del volumen Dien ‘Chan’)

¿Para que sirve la reflexología facial vietnamita?

créditos: lotuscity.fo.ru

El rostro concentra todas las zonas reflejas del cuerpo y es el espejo de todo dolor. La estimulación de estas áreas relaja el sistema nervioso y permite que las energías vitales fluyan libremente, aportando bienestar y curación a todo el organismo.

Reflexología facial Dien Chan es muy útil para tratar diferentes tipos de dolencias, entre ellas:

  • Dolores de cabeza
  • Dolor de espalda
  • Dolor cervical
  • Sinusitis
  • Dificultades digestivas
  • Calambres menstruales
  • Trastornos osteoarticulares
  • Ataques de ansiedad y pánico

Sin embargo, el uso principal que se hace de él, al menos en Occidente, es el de prevención y “reequilibrio energético”.
Aunque a menudo para problemas comunes y no graves resulta decisivo, para enfermedades más importantes se puede combinar fácilmente con terapias más tradicionales, sin contraindicaciones.
Se puede encontrar un beneficio adicional en los signos deenvejecimiento: gracias a la microestimulación realizada, la piel recupera más elasticidad y los signos del envejecimiento pueden disminuir.

Historia y orígenes

Profesor Bùi Quôc Châu, el inventor del método, nació en Vinh Long el 3 de abril de 1942.

Trabajó como acupunturista en el Centro de Tratamiento de Abuso de Sustancias de Saigon Binh Trieu en 1977, aprovechando la gran cantidad de pacientes para validar sus teorías y establecer el “mapa de puntos de la cara” en 1980. Basado en trabajos de reflexología occidental, como la iridología, la reflexología endonasal y la auriculoterapia, logró sentar las bases de una disciplina terapéutica. Puso las principales tablas de reflexología en el rostro y, posteriormente, en todo el cuerpo.

En 1986, abandonó el uso de agujas de acupuntura y las reemplazó con herramientas epidérmicas específicas de Dien Chan. Creó sus herramientas basadas en efectos yin y yang.
A fines de la década de 1980, luego de una serie de seminarios realizados en La Habana, toda la red de salud pública cubana adoptó oficialmente a Dien Chan.

Hoy Châu continúa su investigación en su clínica en la ciudad de Hô Chi Minh (Saigón), en el centro de Vi Yt Y Ðạo con la ayuda de sus alumnos.

Sus tres hijos, Bùi Minh Tâm, Bùi Minh Tri y Bui Minh Luan se hicieron cargo de la clínica y mantuvieron el espíritu de caridad tratando a las personas más desfavorecidas. Después de 30 años de desarrollo y experiencia, el Dr. Bùi Quôc Chau y sus estudiantes (alrededor de 100.000 entre Vietnam y otros países) organizan seminarios, imparten conferencias y ayudan a pacientes en más de 20 países.

Bùi Quôc Châu es también autor de numerosas publicaciones en revistas (tanto en Vietnam como en el extranjero). Ha participado en numerosos congresos internacionales sobre acupuntura, medicina alternativa y naturopatía.

Como practicar

Reflexología facial vietnamita

Actuando con pequeños movimientos sobre determinados puntos podemos reequilibrar el órgano o aparato correspondiente y restaurar uno correcto flujo de energía en el cuerpo.
L ‘acupuntura, que es una de las disciplinas más practicadas en Asia, es similar a la reflexología facial, pero en esta última no se utilizan agujas: en su lugar se pueden utilizar herramientas específicas (llamadas “buscadores de puntos”) o simplemente los nudillos de los dedos, o la espalda de un bolígrafo con punta redondeada.
La estimulación se puede realizar mediante movimientos circulares y / o horizontales y verticales. La presión ejercida no debe ser exagerada (no debes sentirte mal, ¡es una técnica que tiene la relajación como primer efecto!) Pero no demasiado ligera, así que presiona para que sientas esta presión.

Estas son algunas indicaciones para tratar el trastorno cervical común:

  • Estimula la frente con movimientos verticales y horizontales en la línea del cabello.
  • Insista en los lados derecho e izquierdo de la frente durante un par de minutos.
  • Luego proceda en el medio de las cejas y al comienzo de la nariz. No se preocupe si el área tratada se enrojece levemente, esto es completamente normal.
  • Continúe durante unos minutos hasta que su malestar desaparezca.

Mi experiencia con la reflexología facial

Me acerqué a la reflexología facial hace unos años, después de probar un mini tratamiento durante una demostración en una feria de holismo y me fascinó.
Además de su rapidez y efectividad, me gusta que sea una disciplina que da libertad a quienes lo practican:

  • No hace falta cuna ni estar tumbado
  • El tratamiento puede durar solo unos minutos.
  • No requiere la ayuda de un operador. Una vez que hayas aprendido los conceptos básicos de la técnica (hay muchos libros en el mercado y tantos cursos básicos que duran un fin de semana) ya puedes proceder a tratar a los demás y darte un capricho en cualquier lugar y momento del día.

Todavía lo practico hoy, simplemente para relajarme o cuando tengo que actuar sobre ciertos síntomas molestos a nivel corporal.
Es un hermoso gesto de atención para mí mismo que no me rindo 🙂

Lectura recomendada